Nuevo grupo de KARATE en Castellar del Vallès

Nos complace anunciaros la formación de un nuevo grupo de Karate Shotokan en la población de Castellar del Vallès, Barcelona.

Nuestras clases serán los martes de 19:00 a 20:00 y los jueves de 20:10 a 21:10.

Nos encontrarás en la sede de Anandhi Yoga, en la Carretera de Sentmenat, 65, 08211 de Castellar del Vallès. Para más información no dudes en contactarnos al 609691648.

El encargado de dar las clases es sensei Juan Manuel Ferrero, entusiasta karateka, Co-Director de Ranai Dojo y miembro de HDKI Spain. Juan es el creador del blog karatecreole.

Juan ha sido el primer participante del programa de formación de la HDKI, habiendo invertido 10 semanas de entrenamiento y formación intensiva en el Hombu Dojo de la organización (2017). Además ha viajado por Europa y Suramérica visitado dojos en casi cada país que pisa nutriéndose de este intercambio. En los últimos años ha podido entrenar puntualmente con senseis de la talla de Scott Langley, Rick Hotton, Richard Amos, Frank Herrman, Jon Keeling, Zack Stewart, Andrè Bertel, entre otros.

33% menos

¡Empieza una nueva temporada! Después de unos meses durísimos para todos, ponemos en el futuro muchas esperanzas de recuperar el tiempo perdido y empezar los entrenamientos con energías renovadas.

Gracias a la colaboración con Esportiu Rocafort, podemos ofrecer unas nuevas tarifas para las clases de KARATE SHOTOKAN y SHINTO MUSO RYU JOJUTSU con una reducción de un 33% de la cuota mensual.

No dejes de aprovechar esta oportunidad de conocernos. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos de todo.

“Per a qui cerca, el Karate-do és un camí”

Hoy os traemos la review de un libro de Karate que nos ha llegado a las manos y nos alegra especialmente por ser una edición en catalán (ya que normalmente este tipo de publicaciones acostumbran a estar en castellano).

Josep Casellas, 2021, Per a qui cerca, el Karate-do és un camí. Manual d’iniciació al Shotokan es un libro de 81 páginas de fácil lectura tanto para conocedores del Karate como para los más noveles, a quién va dirigido especialmente este manual.

El libro hace hincapié tanto en los aspectos más externos del arte marcial en si (deportivos y físicos) como en los aspectos internos (mentales y morales) no tan conocidos por los neófitos. Es interesante el enfoque comparativo entre el karate y la naturaleza que nos ofrece Josep para poder hacer más comprensibles algunos conceptos del Karate. A través de la historia de las artes marciales, des de su origen en India hasta Japón, nos narra la evolución de estas disciplinas y en concreto del Karate del estilo Shotokan.

Al ser un manual de iniciación, nos muestra los primeros pasos en este arte marcial, exponiendo los primeros cinco Katas (formas) del ryu, las posiciones básicas y como ejecutarlas correctamente, el significado de la nomenclatura japonesa, etc. No esperéis encontrar explicaciones concretas de cada uno de los movimientos del Kata, ni el bunkai (aplicaciones de las técnicas con adversario) ya que este no es el propósito de este libro. A mi entender, este manual es una pequeña guía para los más principiantes a modo de recordatorio de lo más básico que se necesita recordar a la hora de la práctica del Karate Shotokan para hacer una consulta en caso de alguna duda.

La originalidad de la parte final del libro es sorprendente. En esta parte entendemos lo que Casellas nos decía al principio del libro sobre la naturaleza, realizando un símil muy acertado entre las artes marciales y un árbol. Nos gusta especialmente, por su originalidad, el “Kata del Árbol”, como un ejercicio para los karatekas para interactuar con la naturaleza.

Recomendamos este manual de iniciación a todas aquellas personas que van a iniciarse o ya han empezado en el karate y que no quieren simplemente otro libro de “karate” con mil dibujos y fotos. Un pequeño libro que te puede hacer pensar un poco más allá del arte marcial en sí.

Si quieres una copia de este manual, puedes contactar con Josep Casellas al 685546549 o a josep@boscdeterapies.com

Karate en confinamiento

Hace ya unos meses nos tocó estar totalmente confinados y aprovechamos para hacer algunos vídeos de Karate con algunos ejercicios básicos para que todo el mundo los pudiera seguir. Esperemos que no nos confinen completamente otra vez, pero por si a caso, os dejamos este post con esta recopilación de vídeos de nuestro instagram.

Entrevista a Scott Langley

Queremos acercaros a nuestros referentes marciales par que podáis conocer un poco más de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Qué mejor para conocer a estas figuras (a parte de participar en los cursos que RANAI DOJO organiza 😉 ) que a través de sus propias palabras en las diferentes entrevistas que hemos podido realizar a lo largo de los años y que han aparecido en la revista EL BUDOKA 2.0, una estupenda publicación gratuita bimestral sobre artes marciales.

EL BUDOKA: Entrevista a Scott Langley Nº 27 (May-Jun 15)

Recientemente la World Traditional Karate Organization de España (actualmente HDKI SPAIN) organizó en el dojo Mutokukan de Barcelona un curso de karate Shotokan tradicional impartido por el sensei Scott Langley.

Langley sensei, 6º Dan, es el Director Técnico de la WTKO GB & Ireland y se ha formado, y sigue haciéndolo, a caballo entre Japón, el Reino Unido e Irlanda.

—¿A qué edad se es demasiado mayor para empezar a practicar karate? ¿A qué edad se es demasiado joven?

Creo que para empezar a hacer karate debes ser capaz de concentrarte durante periodos cortos de tiempo. En mi dojo los aceptamos cuando empiezan la primaria. Sin embargo, nuestra forma de enseñar está muy condicionada por el hecho de que sean niños. A esa edad sólo pueden concentrarse unos minutos antes de desconectar. De modo que cambiamos mucho las actividades, hacemos juegos y pequeñas competiciones de técnicas, asegurándonos de ponernos a su nivel… Muchos niños han pasado por mi programa y ahora están en la universidad, y les va muy bien.

Respecto a cuándo se es demasiado mayor, creo que la edad no debería ser un impedimento para empezar a hacer karate —Karate Shogai—, karate desde que naces hasta que mueres. Cualquier persona puede empezar, sólo hace falta encontrar tu nivel y tu ritmo.

—¿Cómo describiría el karate y qué significa para usted?

Según una historia que se contaba cuando estaba haciendo el curso de instructor, uno de los alumnos, al no tener tiempo para desarrollar la pregunta “¿Qué es el karate?” para las pruebas escritas mensuales, respondió que “el karate consistía en dar puñetazos y patadas”. Evidentemente, tenía razón, no se puede decir que la respuesta sea incorrecta. Sin embargo, como ocurre al pelar una cebolla, las capas de verdad se superponen, y cada una de ellas es incontestablemente cierta.

Para mí, en este momento, el karate es un lenguaje físico. Es una forma de conceptualizar el modo en que utilizo mi cuerpo. Gracias a esta concepción, puedo comprender aquello que va más allá de lo físico, mi propio “ser”. Para mí, consiste en encontrar mi propio camino en el mundo.

—Si pudiera compartir alguna experiencia con los grandes senseis de Shotokan, ¿cuál sería?

Mi primer instructor era un caballero llamado Howard Milson. Cuando yo empecé en 1985, él ya era quinto Dan, un nivel muy alto para aquel tiempo. También había estado en Japón, donde entrenó durante 6 semanas en el tristemente célebre Takushoku University Karate Club en 1972, antes de que yo naciera. Era un atleta y karateka impresionante, además de ser una persona muy divertida y encantadora. Era mi héroe (¡todavía lo es!). Un día decidió hacer un poco de jiyu kumite. Nos hizo sentar a todos e invitó a levantarse y combatir al que tenía el nivel más bajo. Atacó, esquivó, se abalanzó y derrotó con elegancia y facilidad al primer contrincante. Después continuó con el resto de alumnos. Era un dojo grande y aquella noche había unas 30 personas entrenando. Cuando llegó a los de nivel más alto (yo estaba más o menos por la mitad), llevaba unos 30 minutos combatiendo sin descanso. No perdió ni un solo punto, no hizo daño a nadie, siempre usando técnicas impecables, dejando a su oponente desarmado y confuso por lo que acababa de ocurrir. Fue asombroso y para mí, Howard Milson es uno de los héroes y pioneros anónimos del Karate Shotokan en Reino Unido.

—¿Qué es lo más difícil que ha hecho como karateka?

Durante mi etapa en el curso de instructores hubo momentos en que supe que había hecho enfadar al sempai en el dojo. Sabía que iba a recibir una paliza durante o después del entrenamiento… Ir al dojo esos días sigue siendo una de las cosas más difíciles que he hecho nunca.

—¿Quién es o ha sido su mayor influencia? ¿Por qué?

Ha habido diversas personas:

Sadashige Kato Sensei. Entrené con él durante muchos años y siempre me maravilló lo innovador que podía ser con las técnicas e ideas más sencillas. Era un genio del karate.

Tetsuhiko Asai Sensei. Tuve el placer de entrenar de forma regular durante casi dos décadas con Asai Sensei y siempre tuve la sensación de que quería explorar los límites del karate. Me enseñó que podemos ir más allá de la técnica básica, más allá de lo que se entiende normalmente como Shotokan, pero al mismo tiempo me enseñó los principios fundamentales del Karate Shotokan.

Masao Kagawa Sensei. Fue mi sensei durante mi estancia en Japón y durante muchos años más. Su dominio del aspecto físico del karate es el mejor del mundo y me enseñó que el único modo de conseguirlo es entrenar mucho toda tu vida.

Steve Ubl Sensei. Steve Sensei revolucionó el modo en que veía el karate. Ha alcanzado un nivel que pocos pueden comprender, no digamos ya alcanzar. Él es mi faro en mi viaje de comprensión del budo.

—¿Por qué fuiste a Japón?

¡Era mi destino! No quiero ponerme muy filosófico, pero no creo que pudiera haberlo hecho de otro modo. Mi destino era ir a Japón desde que oí hablar del curso de instructores cuando tenía 14 años. No se lo dije a nadie pero supe que eso es lo que iba a hacer.

—¿Cómo era Asai personalmente?

Es una pregunta difícil. Para mí era mi sensei. Siempre fue afable y amable, pero tenía un lado oscuro. Por ejemplo, cuando hice el examen de ingreso en el curso de instructores, casi parecía aburrido cuando hacíamos kata, pero en cuanto empezábamos a combatir, se activaba. Lo conocí en sus últimos años, pero supongo que de joven era más intenso.

—¿Cuáles son las principales diferencias entre practicar karate en Europa y en Japón?

Creo que los occidentales son más analíticos. Por lo tanto, las clases son mucho más temáticas y construidas en occidente. En Japón, las clases normalmente siguen un patrón establecido: kihon, kumite y después kata. Se discuten y analizan pocas cosas y los alumnos nunca hacen preguntas… Sin embargo, no es que el sensei occidental elija enseñar de otro modo, sino que es una consecuencia del modo en que funcionan los cerebros occidentales y orientales. Los occidentales conceptualizan el mundo de otra manera y el modo en que enseñamos karate es un reflejo de eso; aunque creo que los resultados son los mismos

Por Helena Muzás (helena.muzas@gmail.com)

Máster de Estudios de Asia Oriental

Karate en las Artes Marciales Mixtas (MMA)

El otro día estaba entrenando en el gimnasio cuando el maestro de Jiu-jitsu se me acercó. Me estuvo comentado muy emocionado las peleas que había visto en los combates de GOL TV que hacen en las madrugadas en abierto, donde los karatekas habían tenido un papel importante en esas veladas. También me habló de algunas de las técnicas que había visto en la noche del Karate Combat y que le estaba causando sensación por su dureza y espectacularidad.

Las artes marciales mixtas (conocida frecuentemente por sus siglas en inglés MMA, de Mixed martial arts) son la combinación de técnicas provenientes de distintas artes marciales y deportes de combate. El precursor del reglamento actual de las MMA puede hallarse en sus primeros eventos, donde originalmente se promovían luchas con normas mínimas, con la intención de encontrar la disciplina marcial más efectiva para el combate cuerpo a cuerpo. Más tarde, los luchadores comenzaron a adoptar técnicas de múltiples artes marciales en su estilo, lo que conllevó a la adopción de reglas adicionales destinadas a aumentar la seguridad de los competidores y promover su aceptación como deporte.

Los karatekas como yo disfrutamos de ver a luchadores de MMA en que su principal arte de combate es el karate. En ellos, de algún modo, podemos identificar alguna de las técnicas que usamos diariamente en nuestro entrenamiento en un entorno completamente aplicado al combate (aunque sea en un entorno deportivo y con reglas). Grandes luchadores de las diferentes organizaciones de MMA (como UFC, Bellator, Pride, Shooto, M-1, Cage, etc.) han sido y son excelentes karatekas.

Cuando las MMA comenzaron a ganar popularidad en el mundo de las artes marciales, el karate y otros estilos tradicionales fueron considerados ineficaces, pero a medida que pasaron los años, estilos como el karate se han disparado de nuevo a la relevancia gracias a tipos como el ex campeón de peso semipesado de UFC Lyoto Machida. Utilizando su rápido juego de pies, su postura de lucha poco ortodoxa y sus golpes basados ​​en el karate, Machida fue uno de los pioneros en el uso de este arte en MMA. Hoy, las técnicas utilizadas en el karate están comenzando a integrarse en los arsenales de muchos luchadores. Cada vez más luchadores basados ​​en el karate también están dando el salto al MMA y están encontrando una gran cantidad de éxitos.

Lyoto Machida: nacido el 30 de mayo de 1978, es un peleador brasileño-japonés de artes marciales mixtas que actualmente compite en la categoría de peso medio de Bellator MMA. Machida ha sido campeón de peso semipesado de UFC en una ocasión. Nació en la ciudad de Salvador de Bahía, en Brasil, como el tercer hijo del maestro en Karate-Do estilo Shotokan 8 Dan de la Japan Karate Association o (JKA) Yoshizo Machida.​ Lyoto empezó a entrenar Karate a la edad de tres años y ganó su cinturón negro a los trece. También comenzó a entrenar sumo a los doce años y en jiu-jitsu brasileño desde los quince. 

Georges St-Pierre: de origen franco-canadiense, nació el 19 de mayo de 1981 en Saint-Isidore, Quebec.  Es un actor y un expeleador de artes marciales mixtas que fue campeón de peso wélter de UFC en dos ocasiones. St-Pierre ha sido durante varios años clasificado como el peso wélter No.1 en el mundo. Comenzó a aprender Karate a los siete años de la mano de su padre y después de un maestro en karate kyokushin. Aprendió también Lucha, Jiu-Jitsu Brasileño y Boxeo.

Bas Rutten: nacido el 24 de febrero de 1965, es un peleador holandés retirado de artes marciales mixtas y lucha libre profesional. Con un Campeonato de Peso Pesado de UFC y tres títulos de King of Pancrase en su haber, así como una racha de 22 combates invictos durante varios años, Rutten es considerado un pilar de la compañía Pancrase y una de las figuras más famosas de las MMA. Empezó Taekwondo a los 12 años, y después de un parón, volvería al taekwondo a los 20 años para lograr obtener el grado de cinturón negro primer Dan. Rutten entrenó en karate de estilo Kyokushin, y eventualmente empezó a competir en muay thai y kickboxing.

¿Y a ti te gusta ver los combates de MMA?

¿Qué es un Kata?

Muchas veces escuchamos la palabra Kata en artes marciales japoneses, pero no todo el mundo sabe exactamente lo que es. A veces los nombres de estos Katas simplemente son números, escenas bucólicas, grandes acontecimientos, movimientos de la naturaleza, nombres de personajes históricos, etc.

LA FORMA

Kata 型 o 形 o ‘forma’ es una palabra japonesa que describe lo que en un inicio se consideró una serie, forma o secuencia de movimientos establecidos que se pueden practicar tanto en solitario como en parejas. Se practica kata en escuelas tradicionales de arte japonés, como por ejemplo en kabuki o ‘formas teatrales’ y en escuelas de ceremonia del té o chadō, pero se asocian comúnmente a las artes marciales. Los kata se usan en la mayoría de las artes marciales de Japón y Okinawa, tales como: Aikido, iaidō, Jojutsu, Judo, kobudō, kendo y Karate. Otras artes marciales previas a las japonesas como el taichí chino, y en más modernas derivadas de las disciplinas japonesas, como el taekwondo tienen el mismo tipo de entrenamiento, pero para describirlo usan palabras en sus idiomas chino y coreano respectivamente.

Así de variada es la práctica de los kata. Son usados en la práctica diaria, en competiciones y en demostraciones públicas, pero en todas estas instancias se busca constantemente la perfección en la ejecución. Es clave al realizar un kata poner énfasis en la corrección en el equilibrio, en la respiración, en la coordinación del tiempo y la distancia, en la aplicación precisa de la tensión muscular (kime) y en conservar la conciencia de lo que rodea al practicante; al inicio, durante y al final de cada técnica (zanshin) para asemejarlo a un combate real. El practicante debe concentrarse para visualizar los ataques del oponente y para que sus respuestas a estos ataques se realicen como si efectivamente el combate fuera real.

KATAS DE KARATE

Los nombres de varias de los kata pueden estar igualmente asociados al número de movimientos, como “nijushiho” (literalmente,24 pasos), al nombre del maestro que los creó, como “Matsumura no Bassai” (bassai de Matsumura), a la sensación de movimiento que puede transmitir el kata, como “enpi” (el vuelo de la golondrina), o a la estructura metodológica a seguir como Pinan/Heian 1-5 o shodan, nidan, sandan, yondan, godan. Asimismo algunos de los nombres muchas veces están asociados también en un sentido espiritual a aspectos del Budismo esotérico o mikkyo, del Budismo zen, o del Taoísmo.

<<Los nombres de los katas no son únicamente meros identificadores, nos dan a conocer su historia y características. Estudiando sus nombres conocemos mejor la esencia y el significado de los katas. El Maestro Gichin Funakoshi (1868-1957) al llegar a Japón desde Okinawa transmitió 15 katas fundamentales: 5 Heian, 3 Tekki, Kanku Dai, Bassai Dai, Enpi, Jion, Jitte, Hangetsu y Gankaku. En años posteriores otros katas serían añadidos al sistema
Shotokan.>> (Los nombres de los Katas Shotokan. Víctor López Bondía. 2006)

KATAS DE KARATE SHOTOKAN
NOMBRESIGNIFICADO
Taikyoku大極“La Gran Conclusión”
Heian平安“Paz y Tranquilidad”
Tekki鉄騎“Jinete de Hierro”
Bassai抜塞“Penetrar la Fortaleza”
Kanku観空“Mirada al Cielo”
Jion慈恩“Piedad [y] Bondad”
Jiin慈蔭“Piedad [y] Sombra”
Jitte十手“Diez Manos”
Enpi燕飛“El Vuelo de la Golondrina”
Hangetsu半月“Media Luna”
Gankaku岩鶴“La Grulla sobre la Roca”
Wankan王冠“Corona de Rey”
Chinte珍手“Mano/s Rara/s“
Meikyo明鏡“Espejo Brillante”
Nijushiho二十四歩“24 Pasos”
Gojushiho五十四歩“54 Pasos”
Unsu雲手“Mano/s de Nube/s”
Sochin壮鎮“Robusto [y] Tranquilo”

20 principios de Funakoshi sensei

El Maestro Gichin Funakoshi (1868-1957) nace en la ciudad de Shuri, Okinawa en el seno de una familia de nobles. Pese a ser un niño enfermizo, se inicia en el Karate destacando por su habilidad y constancia. Con el tiempo, se transformaría en uno de los más importantes exponentes del Karate. El maestro escribió diversos libros durante su vida. Los 20 Preceptos de Gichin Funakoshi fueron publicados en la obra clásica de 1938 “Karate-do Taikan” (Una perspectiva general del Karate-do).

Gichin Funakoshi, también conocido como “el padre del kárate”, expone estos 20 principios como modelo de orientar a sus discípulos a explorar plenamente los aspectos espirituales del Camino (Do) del Karate. Sirven de fuente de reflexión incluso para quienes no practican karate.

  1. KARATE-DO WA REI NI HAJIMARI, REI NI OWARU KOTO WO WASURUNA.
    El Karate empieza y termina con “Rei” (La Cortesía).
  2. KARATE NI SENTE NASHI.
    En Karate no existe el primer ataque.
  3. KARATE WA GI NO TASUKE.
    El Karate ayuda a la justicia.
  4. MAZU JIKO WO SHIRE, SHIKOSHITE TAO WO SHIRE.
    Antes de intentar conocer a los demás, conócete a ti mismo.
  5. GIJUTSU YORI SHINJUTSU.
    El espíritu es más importante que la técnica.
  6. KOKORO WA HANATAN KOTO WO YOSU.
    Es necesario liberar la mente.
  7. WAZAWAI WA GETAI NI SHOZU.
    Los accidentes nacen de la falta de atención.
  8. DOJO NOMINO KARATE TO OMOU NA.
    El Karate no es sólo para dentro del Dojo.
  9. KARATE NO SHUGYO WA ISSHO DE ARU.
    El aprendizaje de Karate requiere toda una vida.
  10. ARAI-YURU MONO WO KARATE-KA SEYO, SOKO NI MYO-MI ARI.
    Al incluir el Karate en la vida diaria, es posible descubrir sus aspectos más sutiles y profundos, llamados “Myo”.
  11. KARATE WA YU NO GOTO SHI TAEZU NATSUDO WO ATAEZAREBA MOTO NO MIZU NI KAERU.
    El Karate es como el agua hirviendo; si no la mantienes al fuego, el agua se enfría.
  12. KATSU KANGAE WA MOTSU NA MAKENU KANGAE WA HITSUYO.
    No pienses que tienes que ganar. Piensa que no tienes que perder.
  13. TEKKI NI YOTTE TENKA SEYO.
    La victoria depende de la habilidad de distinguir cuales son los puntos vulnerables y cuales los invulnerables (de sí mismo y del oponente).
  14. TATTAKAI WA KYO-JITSU NO SOJU IKAN NI ARI.
    Adapta tu actitud en función de tu adversario.
  15. HITO NO TE ASHI WO KEN TO OMOE.
    Piensa en las manos y los pies como si fuesen espadas.
  16. DANSHI MON WO IZUREBA HYAKUMAN NO TEKKI ARI.
    Al salir de casa piensa que un millón de enemigos te esperan.
  17. KAMAE WA SHOSHINSHA NI ATO WA SHIZENTAI.
    Las posiciones son para los principiantes, después posturas naturales.
  18. KATA WA TADASHIKU JISSEN WA BETSU MONO.
    El kata es una forma de entrenamiento; un combate real es una circunstancia totalmente diferente.
  19. CHIKARA NO KYOJAKU, KARADA NO SHINSHUKU, WAZA NO KANKYU WO WASARUNA.
    Nunca olvides: la correcta aplicación de la fuerza; la contracción y relajación del cuerpo; la velocidad en las técnicas.
  20. TSUNE NI SHINEN KUFU SEYO.
    Intenta siempre aplicar correctamente todo lo que has aprendido.

El espíritu imbatible de Fudō

Juan sensei, del Blog Karate Creole, escribió un artículo sobre la posición llamada Fudōdachi, que se relaciona con la deidad Fudō, muy representada en el arte tradicional japonés:

Durante el seminario con el Sensei Scott Langley en Barcelona en Abril de 2018, practicamos el kata Sōchin (壯鎭), fuerza y calma, es un kata en el que la contundencia al mismo tiempo que el anclaje a tierra en cada paso son notables; y para ello la correcta ejecución de Fudōdachi es de total relevancia.

Aunque la posición ha ido evolucionando, al mismo ritmo que el Shotokan se podría decir, este vídeo ejemplifica no sólo la evolución de la posición a través del tiempo sino también las diferentes ejecuciones que cada artista marciales capaz de darle. Ni remotamente me atrevo a entrar en el debate de cual es correcta y cual no, o cual es más correcta, creo que todos los que aparecen el vídeo tienen reconocimiento de la comunidad marcial y con esto me basta para pensar que tendran sus motivaciones para hacerlo de una u otra manera.

Luego de la clase visual de la historia reciente o evolución del kata Sōchin les dejo una breve explicación visual y consiguiente traducción al castellano de algunas de las indicaciones del Sensei Scott Langley sobre la posición, que parece ser la ejecutada recientemente por casi todos los del video anterior tal vez a excepción de los de competición.

“Fudōdachi, no sólo se utiliza en el kata Sōchin también en otros katas avanzados de Shotokan, esta posición permite utilizar la cadera para generar poder, a diferencia de Zenkutsudachi las piernas no están involucradas en esta generación y por el contrario permanecen inamovibles en los cambios de hanmi a shomen y viceversa. La posición tiene una forma rectangular, el pie delantero se coloca apuntando a objetivo, igualmente tu muslo, el cual permanece tan horizontal como puedas, haciendo un angulo de 90º , el pié de atrás se coloca a 45º igual que la rodillas, al avanzar se procura contraer completamente ambas piernas sin modificar la altura de la posición mientras se hace la transición” La distancia entre talones es la misma que para Zenkutsudachi.

Sensei Hotton explica que es como si todo tu peso estuviera debajo de tus pies. Se busca entonces una sensación de enraizamiento al suelo, como si nada te pudiera sacar de ahí, ni mil demonios que te atacan mientras te defiendes de ellos con una espada sin filo en medio de un lodazal, o bueno, algo similar.

Si nos vamos un poco más atrás en el tiempo podemos ver ejecuciones donde el pié delantero esta paralelo al pié posterior como se aprecia en la siguiente foto de Nakayama Sensei.

48_2

ALGO DE CULTURA

Fudō 不 動 es un término usado a menudo en el budismo Zen para representar un estado mental; uno de inmovilidad. En las artes marciales, el kanji Shin 心, que significa espíritu o voluntad, a menudo se agrega a los kanjis de Fudō y se convierta en Fudō-shin 不 動心, un término que significa espíritu tranquilo o inmóvil, incluso cuando se enfrenta al peligro, sin miedo o confusión y uno eso no dura ni se fija en nada.

Muchos samuráis japoneses veneraron a la deidad Fudō Myō-ō 不 動 明王. Se vieron a sí mismos como guardianes del orden en un momento en que la nación estaba asediada por el desorden. Fudō Myō-ō también representó el más alto logro del estado mental samurai; la mente no se mueve y el cuerpo no está inquieto, incluso cuando está rodeado de peligro.

cfbb42b562516548ff023c3a2ceb1e3b

Fudō Myō-ō es una de las deidades importantes y veneradas del budismo japonés. Su estatua se puede ver en tantos lugares en Japón que no es raro encontrar uno cerca de una cascada o simplemente por un camino de montaña. Su nombre literalmente significa ‘El Rey de la Sabiduría Inamovible’. Él es el guardián del budismo y uno de los cinco reyes de la Sabiduría junto con Gōzanze, Gundari, Daiitoku y Kongōyasha. Como tal, él es la figura central y cuando los Cinco Reyes de la Sabiduría están representados juntos, por lo general está en el medio.

Además de los videos se ha plasmado información basado en el blog: bujutsumartialarts; también pueden dirigirse a Shotokan Magazine donde hay un artículo muy completo al respecto.

Fuente: https://karatecreole.com/2018/04/19/fudo-el-espiritu-imbatible-y-fudodachi/

Micro vs. Macro

Hoy os proponemos una reflexión de sensei Scott Langley, director técnico de HDKI Karate.

Estoy sentado en el comedor de Roberto Nearon, aquí en Detroit, un encantador amigo y miembro principal de HDKI USA. Lo conozco desde hace muchos años y mi visita anual a su hogar, familia y dojo siempre se siente demasiado breve.

Anoche, después de un largo vuelo transatlántico, estábamos sentados en Miller’s Bar, nuestro lugar habitual de los jueves por la noche cuando llego a Michigan, acompañado del desfase horario que comienza a golpear. Sin embargo, la hamburguesa de queso localmente famosa acompañada con un par de vasos de cerveza (Blue Moon) me ayuda a continuarhasta la hora de dormir. Ahora estoy despierto y descansado después de una buena noche de sueño y listo para una gira de cuatro días por cuatro ciudades de los Estados Unidos.

La conversación de anoche divagó como cualquier conversación de bar debería y a mitad de la noche me encontré citando a ciertos profesores cuyas clases había tomado mientras cursaba Antropología Social en la universidad. Existe la necesidad en cualquier comunidad, cultura o sociedad de tener conexiones muy locales. Estas micro conexiones proporcionan el marco de la red local. La familia es un ejemplo obvio de esto; tu madre, padre, hijo o hija. Estas son las personas en las que confías y que confían en ti a diario. Este es el tejido de nuestra vida interior. Más allá de eso, estamos conectados con nuestra familia y comunidad en general. Nuestras tías, tíos, sobrinas y sobrinos. No es casualidad que en la época colonial los niños de los británicos gobernantes llamaran a los adultos dentro de su comunidad tía y tío, no porque fueran parientes consanguíneos, sino en ausencia de familia, esta convención fue adoptada para hacer que la comunidad fuera funcional. Y luego, finalmente, más allá de la familia, tenemos nuestra comunidad, el maestro de escuela local, el carnicero del pueblo, la línea de vecinos de arriba a abajo de la calle, todos compartiendo una idea compartida de comunidad que sirve de cobijo social. usted puede preguntar ¿Pero qué tiene esto que ver con el karate?

A menudo pienso que mi dojo es mi familia de karate. Hermanos y hermanas en armas, entrenando duro, luchando, luchando la buena batalla. Son mis confidentes, mi círculo íntimo, el lugar donde puedo desahogar mis frustraciones e inseguridades y explicar mis esperanzas y deseos. Más allá de eso, tengo mi familia extendida, en mi caso el HDKI GB e Irlanda. Estos son los chicos que veo con más frecuencia. Son las tías y tíos, las sobrinas y sobrinos de mi familia de pseudo karate. Más allá de eso, pertenecemos a una comunidad más grande, el HDKI, que se ha creado recientemente y esperamos que se expanda de manera sostenible. La comunidad me hace feliz y sé por qué. Un modelo antropológico común para una comunidad exitosa, y con eso quiero decir feliz, es cuando un individuo tiene fuertes vínculos en su hogar. Esto se ve reforzado por un mayor número de enlaces dentro de su comunidad local, aunque sea menos frecuente o generalizado. Sin embargo, la guinda final del pastel, por así decirlo, es que los miembros de la comunidad tengan fuertes vínculos con otras comunidades. Permite la polinización cruzada de ideas, crea grupos y permite a las personas tener un mayor sentido de pertenencia dentro del contexto más amplio del mundo. Si se alcanzan estos tres niveles de conexión, la sociedad, en general, florece.

En mis días en JKS, solía enseñar para un talentoso karateka en Loughborough, cuya familia era de ascendencia india. Su familia era la quintaesencia de los indios británicos modernos, combinando las tradiciones, la cultura y el patrimonio del subcontinente con la sociedad británica. A menudo volaba el viernes, enseñaba el sábado y luego volvía el domingo. La primera noche pasábamos por el pub local, jugando al billar con sus colegas de trabajo, hablando de fútbol (que no tenía idea) y bebiendo cerveza. La noche siguiente estaríamos comiendo “sizzlers”, maravilloso plato de la cocina india que nunca había visto en el menú de ningún otro restaurante indio en el que había estado. Mi formación antropológica despertó de un sueño de amnesia postuniversitaria y pude reconocer la funcionalidad satisfactoria de esta instantánea de la cultura británica moderna. Mi amigo tenía conexiones estrechas y étnicamente específicas en casa y dentro de la comunidad a la que estaba unido. Luego tuvo conexiones más amplias dentro de la comunidad general, dentro del trabajo y dentro del dojo. Luego finalmente tuvo una mayor conexión dentro del mundo más amplio (karate) siendo parte de un grupo internacional. La vida funcionaba como debía funcionar.

Sin embargo, lo que sucede cuando también perdemos un elemento. Imagine ser parte de una familia que vive al otro lado del mundo: los efectos psicológicos de esto en los emigrantes están bien estudiados. Imagina ser parte de una familia unida, pero nunca abandonar las cuatro paredes de la casa, nunca explorar la variedad de ideas, opiniones y vidas más allá de la familia nuclear. Creo que una existencia funcional es un equilibrio difícil de crear y una pequeña inclinación en la dirección equivocada puede volcarse fácilmente en la disfuncionalidad.

Para el karateka, la independencia puede ser una opción atractiva, libre del control de un grupo dominante, ansioso por regular las minucias de la existencia del dojo, pero también resulta en aislamiento. Igualmente aislar es la opción de permanecer conectado con el mundo en general cuando la comunidad local o nacional ha elegido lo contrario. Ambos ejemplos que he visto recientemente en mi vida profesional y simpatizo con las personas involucradas, obligados a tomar decisiones que solo producen grados de pérdida: no hay ganancia cuando no se puede alcanzar un equilibrio. Por supuesto, por un corto tiempo es posible dar la ilusión de una comunidad bien equilibrada. Las redes sociales tienen una manera de hacer realidad la aldea global. La facilidad de conexión, con notificaciones continuas en las redes sociales, una gran cantidad de algoritmos de emoji y google nos permiten vivir dentro de una burbuja que es difícil de explotar. Sin embargo, la verdad existencial que debemos enfrentar es la de una conexión auténtica. Una llamada telefónica de un amigo o un “osu” de un compañero de entrenamiento es infinitamente más valiosa que una llamada de un conocido a tres mil millas de distancia. Realmente creo que no se puede lograr nada solo que no se pueda mejorar en colaboración. Y como dice el proverbio africano, si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ¡ve acompañado!

Escrito por Scott Langley. Traducido por Dídac Arcas y Juan Manuel Ferrero.