Micro vs. Macro

Hoy os proponemos una reflexión de sensei Scott Langley, director técnico de HDKI Karate.

Estoy sentado en el comedor de Roberto Nearon, aquí en Detroit, un encantador amigo y miembro principal de HDKI USA. Lo conozco desde hace muchos años y mi visita anual a su hogar, familia y dojo siempre se siente demasiado breve.

Anoche, después de un largo vuelo transatlántico, estábamos sentados en Miller’s Bar, nuestro lugar habitual de los jueves por la noche cuando llego a Michigan, acompañado del desfase horario que comienza a golpear. Sin embargo, la hamburguesa de queso localmente famosa acompañada con un par de vasos de cerveza (Blue Moon) me ayuda a continuarhasta la hora de dormir. Ahora estoy despierto y descansado después de una buena noche de sueño y listo para una gira de cuatro días por cuatro ciudades de los Estados Unidos.

La conversación de anoche divagó como cualquier conversación de bar debería y a mitad de la noche me encontré citando a ciertos profesores cuyas clases había tomado mientras cursaba Antropología Social en la universidad. Existe la necesidad en cualquier comunidad, cultura o sociedad de tener conexiones muy locales. Estas micro conexiones proporcionan el marco de la red local. La familia es un ejemplo obvio de esto; tu madre, padre, hijo o hija. Estas son las personas en las que confías y que confían en ti a diario. Este es el tejido de nuestra vida interior. Más allá de eso, estamos conectados con nuestra familia y comunidad en general. Nuestras tías, tíos, sobrinas y sobrinos. No es casualidad que en la época colonial los niños de los británicos gobernantes llamaran a los adultos dentro de su comunidad tía y tío, no porque fueran parientes consanguíneos, sino en ausencia de familia, esta convención fue adoptada para hacer que la comunidad fuera funcional. Y luego, finalmente, más allá de la familia, tenemos nuestra comunidad, el maestro de escuela local, el carnicero del pueblo, la línea de vecinos de arriba a abajo de la calle, todos compartiendo una idea compartida de comunidad que sirve de cobijo social. usted puede preguntar ¿Pero qué tiene esto que ver con el karate?

A menudo pienso que mi dojo es mi familia de karate. Hermanos y hermanas en armas, entrenando duro, luchando, luchando la buena batalla. Son mis confidentes, mi círculo íntimo, el lugar donde puedo desahogar mis frustraciones e inseguridades y explicar mis esperanzas y deseos. Más allá de eso, tengo mi familia extendida, en mi caso el HDKI GB e Irlanda. Estos son los chicos que veo con más frecuencia. Son las tías y tíos, las sobrinas y sobrinos de mi familia de pseudo karate. Más allá de eso, pertenecemos a una comunidad más grande, el HDKI, que se ha creado recientemente y esperamos que se expanda de manera sostenible. La comunidad me hace feliz y sé por qué. Un modelo antropológico común para una comunidad exitosa, y con eso quiero decir feliz, es cuando un individuo tiene fuertes vínculos en su hogar. Esto se ve reforzado por un mayor número de enlaces dentro de su comunidad local, aunque sea menos frecuente o generalizado. Sin embargo, la guinda final del pastel, por así decirlo, es que los miembros de la comunidad tengan fuertes vínculos con otras comunidades. Permite la polinización cruzada de ideas, crea grupos y permite a las personas tener un mayor sentido de pertenencia dentro del contexto más amplio del mundo. Si se alcanzan estos tres niveles de conexión, la sociedad, en general, florece.

En mis días en JKS, solía enseñar para un talentoso karateka en Loughborough, cuya familia era de ascendencia india. Su familia era la quintaesencia de los indios británicos modernos, combinando las tradiciones, la cultura y el patrimonio del subcontinente con la sociedad británica. A menudo volaba el viernes, enseñaba el sábado y luego volvía el domingo. La primera noche pasábamos por el pub local, jugando al billar con sus colegas de trabajo, hablando de fútbol (que no tenía idea) y bebiendo cerveza. La noche siguiente estaríamos comiendo “sizzlers”, maravilloso plato de la cocina india que nunca había visto en el menú de ningún otro restaurante indio en el que había estado. Mi formación antropológica despertó de un sueño de amnesia postuniversitaria y pude reconocer la funcionalidad satisfactoria de esta instantánea de la cultura británica moderna. Mi amigo tenía conexiones estrechas y étnicamente específicas en casa y dentro de la comunidad a la que estaba unido. Luego tuvo conexiones más amplias dentro de la comunidad general, dentro del trabajo y dentro del dojo. Luego finalmente tuvo una mayor conexión dentro del mundo más amplio (karate) siendo parte de un grupo internacional. La vida funcionaba como debía funcionar.

Sin embargo, lo que sucede cuando también perdemos un elemento. Imagine ser parte de una familia que vive al otro lado del mundo: los efectos psicológicos de esto en los emigrantes están bien estudiados. Imagina ser parte de una familia unida, pero nunca abandonar las cuatro paredes de la casa, nunca explorar la variedad de ideas, opiniones y vidas más allá de la familia nuclear. Creo que una existencia funcional es un equilibrio difícil de crear y una pequeña inclinación en la dirección equivocada puede volcarse fácilmente en la disfuncionalidad.

Para el karateka, la independencia puede ser una opción atractiva, libre del control de un grupo dominante, ansioso por regular las minucias de la existencia del dojo, pero también resulta en aislamiento. Igualmente aislar es la opción de permanecer conectado con el mundo en general cuando la comunidad local o nacional ha elegido lo contrario. Ambos ejemplos que he visto recientemente en mi vida profesional y simpatizo con las personas involucradas, obligados a tomar decisiones que solo producen grados de pérdida: no hay ganancia cuando no se puede alcanzar un equilibrio. Por supuesto, por un corto tiempo es posible dar la ilusión de una comunidad bien equilibrada. Las redes sociales tienen una manera de hacer realidad la aldea global. La facilidad de conexión, con notificaciones continuas en las redes sociales, una gran cantidad de algoritmos de emoji y google nos permiten vivir dentro de una burbuja que es difícil de explotar. Sin embargo, la verdad existencial que debemos enfrentar es la de una conexión auténtica. Una llamada telefónica de un amigo o un “osu” de un compañero de entrenamiento es infinitamente más valiosa que una llamada de un conocido a tres mil millas de distancia. Realmente creo que no se puede lograr nada solo que no se pueda mejorar en colaboración. Y como dice el proverbio africano, si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ¡ve acompañado!

Escrito por Scott Langley. Traducido por Dídac Arcas y Juan Manuel Ferrero.

Entrenamientos “outdoors”

Ante la situación sobrevenida en nuestro planeta, se nos han planteado muchas dudas acerca de cuándo y cómo vamos a empezar con nuestras clases y seminarios. El COVID-19 ha producido un shock sistémico en varios aspectos que nos ha obligado a replantearnos a cada uno de nosotros unos cambios de hábitos para adaptarnos a la nueva situación.

A medida que el final del confinamiento se ve más cerca, la preocupación por la salud y el colapso sanitario da paso a la inquietud por el futuro a corto y medio plazo. ¿Y después del confinamiento qué? ¿Cuánto durarán los efectos y qué impacto tendrá en la economía, en el empleo, en mi situación personal? En el mapa de emociones junto con la genérica palabra preocupación, empiezan a aparecer los términos incertidumbre y también expectación (fruto del deseo de pasar ya a otra etapa y dejar atrás la cuarentena).

Hay una tendencia hacia más preocupación por el cuidado de la salud y para hacer más ejercicio físico, lo que ha demostrado ser eficaz contra el COVID-19: Una única sesión de ejercicio aumenta la liberación de superóxido dismutasa extracelular, una enzima antioxidante que es producida endógenamente por nuestros músculos y que reduce el estrés oxidativo, protegiendo a nuestros tejidos y ayudando a prevenir enfermedades. Precisamente el estrés oxidativo en el tejido pulmonar está implicado en la patogénesis de varias enfermedades pulmonares, entre otras el SDRA, por lo que el Dr. Yan (Unversidad Virginia) argumenta que es razonable pensar que el ejercicio podría ser efectivo para prevenir el SDRA secundario al covid-19.

Por todos estos motivos, y como alternativa al entrenamiento clásico dentro de una instalación deportiva o dojo, hemos decidido iniciar un nuevo proyecto de Karate OUTDOORS.

RANAI DOJO OUTDOORS o entrenamientos al aire libre, son entrenamientos en los que se combinan sistemas deportivos del Karate y ejercicios dirigidos:

  • Entrenamiento de Karate: un entrenamiento que se centra en ejercicios específicos de este arte marcial realizados en la calle/parque y que se trabaja la fuerza, la agilidad y la flexibilidad usan herramientas del Karate como son: Kihon (ejercicios básicos en solitario), Kata (formas), Kumite (técnicas de combate) y Autodefensa (Defensa Personal).
  • Entrenamiento funcional: un entrenamiento con movimientos que activan diferentes grupos de músculos y que consiste en una rutina de ejercicios útiles para cualquier persona.

Aunque pienses que pueda ser ridículo hacer ejercicio al aire libre, la verdad es que no estarás solo, porque decenas de deportistas pensarán en la misma opción para ejercitarse y además, este tipo de entrenamientos tiene numerosas ventajas:

  • Rompe con la rutina.
  • Mejora el estado de ánimo. Menos estrés.
  • Gran variedad de entrenamientos que se pueden hacer outdoors.
  • Mayor acercamiento a la naturaleza.
  • Aire fresco, luz solar, espacio, seguridad ante COVID-19.

Puedes participar de nuestras clases de Karate al aire libre en Barcelona aquí. Estos entrenamientos se realizarán en el Parc del Nen de la Rutlla (Guinardó) los martes y jueves de 20:30 a 21:30.

Si estás interesado en nuestras nuevas clases de Karate al aire libre, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. Te esperamos.

Karate en el cine mainstream

Dentro del cine convencional o “mainstream”, las artes marciales siempre ha sido uno de los más populares entre el público. Dentro de las películas de acción, el subgénero de este tipo de cine ha atraído las miradas de grandes y pequeños llenando las salas desde hace años. Cualquier escuela de artes marciales en Barcelona tiene algún alumno que ha entrado por la puerta del Dojo por primera vez gracias a las películas de este género.

ATRAPA LA MOSCA CON LOS PALILLOS

El mundo del Karate ha tenido un antes y un después a raíz de la llegada a la gran pantalla de la película Karate Kid en 1984, película estadounidense dirigida por John G. Avildsen (ganador del Óscar a la mejor dirección en 1976 por Rocky). Muchos recordaremos esta primera película de la serie cinematográfica con el joven Daniel Larusso (Ralph Macchio) que se muda a California con su madre y tiene como vecino al Sr. Miyagi (Pat Morita) que le enseñará el noble arte del Karate debido a unos conflictos con unos karatekas de una academia llamada Cobra Kai. El sensei de esta escuela es John Kreese (Martin Kove), un violento excapitán del ejército que enseña a sus alumnos bajo el lema <<Golpear primero, golpear fuerte, sin piedad>>. El alumno aventajado de Cobra Kai es Johny Lawrence (William Zabka), quien además es el exnovio de la actual novia de Daniel San. La película llega a su clímax en el apoteósico final en el torneo de Karate donde Daniel nos mostrará todo lo aprendido con su maestro, la famosa “técnica de la grulla”.

Como nota curiosa, el actor Toshiro Mifune (7 samuráis) se presentó al papel de Sr. Miyagi para esta primera película, pero su interpretación fue tan aterradora y severa que se le descartó para ese papel.

Esta película dio origen a una saga que continuó con Karate Kid II, Karate Kid III y El nuevo Karate Kid y posteriormente una nueva versión en 2010, The Karate Kid, pero donde el karate dejaba paso al Fung Fu.

Todos (los más viejos) tendremos siempre en la cabeza la frase “dar cera, pulir cera” que se convirtió casi en un mantra de la cultura pop de los ochenta, o al pequeño gran maestro intentando atrapar una mosca con los palillos. Tal vez por este motivo, Jon Hurwitz, Hayden Schlossberg y Josh Heald han desempolvado esta gran obra creando una serie web de drama basada en la franquicia de Karate Kid. Esta nueva serie se estrenó el 2 de mayo de 2018 en la plataforma YouTube Red con los protagonistas William Zabka y Ralph. La trama se sitúa treinta y cuatro años después de la película original y sigue la historia del perdedor Johnny Lawrence que busca la redención reabriendo el infame dojo Cobra Kai y reavivando su rivalidad con ahora exitoso Daniel Larusso.

ACTORES EXPERTOS KARATEKAS

Algunas estrellas de Hollywood también han usado sus habilidades como artistas marciales para actuar en sus películas de acción. Algunos de estos, entre otras artes marciales, también han practicado Karate:

Chuck Norris, uno de los más famosos karatekas del panorama televisivo, es practicante de karate, campeón de kickboxing y “actor” (entre comillas), fundador de una asociación de karate. Bromas y memes de Chuck aparte, debemos al Sr. Norris que pusiera en la gran pantalla al Karate en luchas tan famosas como la que protagonizó contra Bruce Lee, en Fist of Fury o El Furor del Dragón.

Jean-Claude Van Damme, apodado “los músculos de Bruselas” debido a su lugar de origen y a su envidiable torso, llegando a ser “Mister Bélgica” en 1979, ha sido otro referente en el mundo del séptimo arte de puñetazos y patadas. Jean-Claude es actor, director y productor que ha practicado karate, full contact y kickboxing.

Steven Seagal obtuvo el grado de 7º Dan en Aikido, y además de practicar Kenjutsu, tiene amplios conocimientos también en Karate según pone en su página web (stevenseagal.com).

Muchos otros actores han sido expertos o practicantes también de este arte marcial japonés, como Wesley Snipes (Blade), Jason Statham (Transporter), Dolph Lungren (Los mercenarios), Taylor Lautner (Crepúsculo), Keanu Reeves (John Wick), Michael Jai White (Blood and Bone).

Otro de los grandes actores que sobresale es Sonny Chiba. Éste japonés nacido en Fukuoka, fue uno de los primeros actores de cine de artes marciales en alcanzar la fama, primero en Japón y más tarde internacionalmente. Le recordamos por papeles como Hattori Hanzo en Kill Bill Vol. 1 (2003), Bullet Train (1975) o Doberman Cop (1977). Chiba ostenta 4 Dan Bujinkan, 2 Dan Goju Ryu, 4 Dan Kyokushinkai, Shodan de Shorinji Kempo, Shodan de Kendo y 2 Dan en Judo. También fue fundador de la Japan Action Club, que tiene como objetivo desarrollar y elevar el nivel de las técnicas de artes marciales y las secuencias utilizadas en el cine y la televisión japonesa.

KURO OBI WORLD

Cinturón negro” o “Kuro Obi” es una película japonesa de 2007 dirigida por Shunichi Nagasaki que se centra principalmente en las interpretaciones por verdaderos expertos karatekas sin usar efectos especiales ni exageraciones típicas del género.

La película se ambienta en la Manchuria de 1932 ocupada por los japoneses donde un líder corrupto del Ejército Imperial Japonés está tratando de hacerse cargo de todos los dojos de karate. Los protagonistas expertos karatekas en la vida real son Tatsuya Naka del estilo Shotokan JKA (Taikan), Akihito Yagi de Goju Ryu (Giryu) y Yuji Suzuki de Kyokushinkai (Choei). Estos tres alumnos del maestro Eiken emprenden caminos diferentes tanto en la vida como en la comprensión de las artes marciales y finalmente se reúnen para combatir contra la corrupción y defender la tradición.

LA MEJOR DEFENSA ES UN ATAQUE

La película originalmente denominada “The art of self-defense” y traducida en España como “La mejor defensa es un ataque” narra la historia de un hombre, Casey (Jesse Eisenberg), que encarna a un muchacho de 36 años, solitario, aquejado de una timidez excesiva, con miedos e inseguridades y que es atacado mientras camina solo por la calle. A partir de esa mala experiencia, decide combatir sus temores con algún medio de autodefensa. Casi por casualidad llama su atención un gimnasio donde un variopinto grupo de personajes practica karate y decide apuntarse. En este dojo hay peculiar y carismático maestro (Alessandro Nivola) que le enseña mucho más que a defenderse a sí mismo. 

EL MUNDO FRIKI

Existe otro submundo de películas de bajo presupuesto. Algunos las llaman clásicos intemporales de serie B, otros simplemente basura, pero también han tenido un espacio en las estanterías de los videoclubs de antaño y algunas en nuestros corazones.

“Karate Kill”, película donde un misterioso y solitario maestro de Karate pierde a su hermana pequeña. Quien se interponga en el camino para encontrarla se enfrentará a la ira de Karate Kill.

Un adolescente se infiltra en un equipo rival de karate para descubrir la verdad tras la muerte de su hemano mayor en “Un lugar peligroso”.

“Robin Hood, Arrows, Beans and Karate” donde éste se enfrenta al malvado sheriff de Nottingham con su amigo Moi Kato en una película medieval italo-western.

“Karate Kids USA” trata de un grupo de pequeños karatekas que van al rescate de una chica raptada.

Y cómo no, en España también apareció el fenómeno, en este caso se llamó “Karate a muerte en Torremolinos”. Esta película dirigida por Pedro Temboury nos narra como en esta población en el año 2000 está a punto de sumergirse en una ola de terror cuando el Dr. Malvedades llega a la ciudad para resucitar a cuatro karatekas que murieron ahogados en la bahía de Málaga cuando ejercían como asesinos a sueldo durante la Segunda Guerra Mundial.

¿Y cuál es tu película favorita de artes marciales?

Por Dídac Arcas (codirector Ranai Dojo)

Próximo evento: Scott Langley Barcelona 2020

Como cada año, sensei Scott Langley 6º DAN y Director Técnico de la HDKI (www.hdki.org), visitará Barcelona para realizar un seminario de Karate Shotokan tradicional.

Langley sensei ha creado la Hombu Dojo Karate International, de la cual nuestro grupo es miembro como parte de HDKI SPAIN (www.shotokandentokarate.com).

La HDKI es una comunidad internacional basada en el respeto, la equidad y la excelencia. Nos fortalecemos de nuestras diferentes tradiciones para construir una generación de futuros karate-kas que sea vibrante, sostenible e innovadora.

Si deseas más información, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Introducción al Karate

Atractivo para hombres, mujeres y niños, el karate proporciona un medio seguro y saludable para aprender a protegerse. Se muestra que mejora el estado físico, la flexibilidad, la agilidad, la confianza y la autoconciencia. El karate es una combinación de técnicas de patadas, puñetazos, golpes y bloqueos. El Karate es universalmente reconocido como una de las artes marciales más completas y es ideal para combatir el estrés de la vida moderna.

Originario de Okinawa, el Karate se ha desarrollado durante más de 400 años para ser reconocido como una de las mejores formas de defensa personal del mundo. Practicado con las manos desnudas, sin armas (kara=mano te=vacía), las distintas partes del cuerpo se utilizan para parar, bloquear, golpear, agarrar, proyectar, etc.. 

El Karate Tradicional no es un deporte, sino un Arte Marcial. En sus aspectos físicos, se basa en un eficaz sistema de defensa personal, en una preparación física integral y en la obtención del mejor estado de salud posible.

RANAI DOJO es la asociación de Artes Marciales en Barcelona que ofrece lo mejor del karate japonés tradicional a través de métodos de entrenamiento modernos y un enfoque de aprendizaje de mente abierta.

HISTORIA DEL KARATE

A finales del siglo XIX, las Islas Ryūkyū se convirtieron en la Prefectura de Okinawa. Ankō Itosu desarrolló una síntesis de los tres estilos de Karate que se introdujo como parte del programa de educación física en los colegios. Por ello, Itosu es considerado como “el Abuelo del Karate Moderno”.

Muchos de sus alumnos se convirtieron a su vez en maestros y ayudaron a introducir el Karate en las islas principales de Japón. Los más destacados fueron Kenwa Mabuni, Chōjun Miyagi, Motobu Chōki, Kanken Tōyama y Kanbun Uechi. Uno de los más conocidos, sino el más reconocido de todos, fue Gichin Funakoshi (1868-1957) considerado “Padre del Karate Moderno”.

Funakoshi se desplazó a Tokio para hacer una demostración de su arte marcial, invitado por Jigorō Kanō, fundador del Judo. Ésta tuvo mucha aceptación. Funakoshi tenía previsto volver a Okinawa después de dicha exhibición, pero se quedó en Japón por las múltiples peticiones que tuvo para enseñar Karate.

El Maestro Gichin Funakoshi se considera el padre del Karate moderno y es ciertamente el padre del Karate japonés, pero el nacimiento de su hijo Yoshitaka Funakoshi (1906-1945) fue fundamental en la historia del Shotokan ya que éste incorporó las patadas altas, el predominio de las posiciones bajas, el combate de aprendizaje o kihon kumite (5, 3, 1 paso) y el kumite.

En 1935 se decidió que se necesitaba un Dojo central (Hombu Dojo) por lo que se creó un comité nacional de practicantes de karate para construir el mayor dojo de karate del mundo. Con 69 años de edad, el maestro Funakoshi inaguró el dojo en Tokio el 29 de enero de 1936. En la entrada del dojo había un letrero que decía Shotokan (la casa de Shoto). Sus alumnos decidieron colocar ese letrero porque Shoto (viento entre los pinos) era el seudónimo que utilizaba el Maestro cuando era joven para firmar sus poemas.

ESTILO SHOTOKAN

En términos generales, el estilo Shotokan se caracteriza por: golpes rectilíneos penetrantes, y bloqueos angulares, en mantener posiciones bajas durante gran parte de su ejecución, y por movimientos preparatorios largos (más no lentos) en sus acciones, destinados a potenciar los ataques y las defensas.​ Asimismo, se enfatizan los movimientos de cadera y la larga distancia, incluyendo las patadas altas, a diferencia de los estilos clásicos del karate de Okinawa.

Se considera al Shotokan como el primer estilo de karate japonés, además de ser considerado como una de las primeras escuelas de karate más reconocidas a nivel internacional. El Shotokan permanece hoy día como el estilo de Karate más practicado del mundo.

DOJO KUN

El Dojo Kun son una serie de preceptos escritos por Funakoshi Sensei que se encuentran colgados en los Dojos de Karate-Do Shotokan Tradicional.


Dojo Kun en japonés
¡Hitotsu! 
Jinkaku kansei ni tsutomuru koto. 
Perfeccionar el carácter.

¡Hitotsu! 
Makoto no michi o mamoru koto. 
Ser leal y sincero.

¡Hitotsu! 
Doryoku no seichin o yashinau koto. 
Tratar de superarse.

¡Hitotsu! 
Reigi o omonzuru koto. 
Respetar a los demás.

¡Hitotsu! 
Kekki no yu o imashimuru koto. 
Cultival el autocontrol.

OSS

¿QUIÉN PUEDE PRACTICARLO?

El Karate-Do puede ser practicado por todo el mundo y a cualquier edad, no habiendo discriminación alguna por edad, sexo, religión, estatus social o condición política.

<<Una de las particularidades más destacables del Karate es que todos pueden practicarlo, jóvenes y viejos, fuertes y débiles, hombres y mujeres>>
FUNAKOSHI, Gichin. Karate-Do, my way of life. Autobiografía

¿BENEFICIOS DE SU PRÁCTICA?

Físicos : fuerza, velocidad, resistencia, capacidad cardiovascular, etc.

Cognitivos: bilateralidad, memoria, concentración, coordinación, etc.

Psíquicos: autoestima, seguridad en uno mismo, autocontrol, anti-estrés, etc.

El Karate favorece el desarrollo del ser humano de forma integral y proporciona herramientas para la vida cotidiana, mejorando nuestra calidad de vida y la relación con los demás

¿QUÉ NECESITO PARA EMPEZAR?

Simplemente con un chándal o con ropa para practicar deporte es suficiente para empezar las clases de Karate.  Posteriormente, ud. vestirá un karate-gi, un vestido tradicional ancho, compuesto por un pantalón y una chaqueta de algodón blanco y un cinturón o obi anudado en la cintura.

EL KARATE Y LA DEFENSA ANTE UNA AGRESIÓN

La defensa personal es cualquier conjunto de técnicas destinadas a repeler o detener una acción ofensiva llevada a cabo por una persona. La defensa personal se basa en los fundamentos de las artes marciales, es por eso que técnicas básicas de Karate son las más eficaces ante un ataque fortuito en la calle.

El Karate-Do está diseñado, desde sus orígenes, a la defensa del individuo frente a la agresión, con el uso del propio cuerpo y de las armas naturales que dispone (palmas de las manos, codos, rodillas, etc.). Es imprescindible distinguir entre la formalidad que nos exige un entrenamiento en un Dojo con nuestros compañeros, y la aplicación real en la calle de las mismas técnicas.

Mujeres y hombres, practicando Karate Tradicional de forma seria y científica, estarán aprendiendo las técnicas de defensa personal que les podrán ser útiles en alguna situación embarazosa, cada día más habitual en nuestra sociedad.

Salón del Manga Barcelona 2019

manga-barcelona-25-years

Por segunda vez consecutiva nuestro grupo ha sido invitado a participar en el 25 cumpleaños del Salón del Manga de Barcelona  del 31 de octubre al 3 de noviembre, durante todo el día, en la Fira de Barcelona Montjuïc.

73381286_1202922989897598_2606744526731083776_n
73474975_1204696029720294_856425064462024704_n

El Salón del Manga es de los eventos más esperados del año, sobre todo para los fanáticos del manga, el anime, el cosplay y la cultura y gastronomía japonesas. El festival ha crecido tanto que ya ocupa seis pabellones de la Fira de Barcelona Montjuïc, por lo que seguro que encontraréis actividades de vuestro interés. Como cada año, no faltarán representaciones culturales, exposiciones, conferencias, firmas de autores, talleres, charlas y actuaciones diversas.

Nuestro grupo realizó unos talleres en el Espacio Budo que permitió practicar algunos de los deportes más populares de la cultura nipona como aikido, jiujitsu, judo, kendo y karate.

1562778722_118445_1562783991_noticia_normal

Hemos de agradecer a sensei Xavi Teixidó de Shoshinkan Dojo la oportunidad de participar en este evento. OSS!

Artículo: I Trobada d’Arts Marcials Adaptades 2019

Este sábado 1 de junio de 2019 hemos podido participar como ukes, en la Primera Trobada d’Arts Marcials Adaptades de l’Escala. Una experiencia fantástica de la que hemos podido aprender mucho y compartir tatami con profesionales y alumnos de diferentes artes marciales. Un evento inclusivo y festivo excelentemente organizado por Yamaha Arashi Dojo.

Canal 10 EmpordàLa primera trobada estatal d’arts marcials adaptades ha estat tot un èxit.