Seminario sobre NIHONTO

Este sábado hemos podido participar en el seminario sobre “INTRODUCCIÓN AL NIHONTOLa Katana actual y los secretos del sable japonés” a cargo de Atlante Ferrero y organizado por Shoshinkan Dojo.

El seminario duró una jornada completa en la que pudimos aprender diversos aspectos históricos del sable japonés, sus partes, nomenclatura, forjado, etc.

PRIMERA PARTE

Introducción a la katana.

1. Breve introducción a la historia de la katana.
2. La katana, partes básicas.
3. Tipologías modernas y nomenclatura actual.
3.1. Katana
3.2. Nihonto
3.3. Shinken
3.4. Iaito
3.5. Modoki
4. Tipos de sables japoneses.
5. Materiales y su cuidado (orientado al iaito y katana deportivos)
6. Práctica de desmontaje, limpieza y mantenimiento: kit de cuidado y motivos del cuidado.

SEGUNDA  PARTE 

La katana en la actualidad.

1. Fundamentos de la forja actual.
2. Materiales, tipos de plegado/laminado y líneas de templado.
3. Tipologías y formas del sable.
4. Práctica/demostración de afilado.
4.1. Afilado industrial y desbaste con abrasivos mecánicos.
4.2. Afilado de mantenimiento con piedra seca.
4.3. Afilado con piedra de agua.

TERCERA PARTE 

Katana: la hoja y su vestimenta.

1. Toshin, la hoja de la katana.
2. Koshirae, la vestimenta de la hoja.
2.1. Koshirae, partes y usos.
2.2. Tsuba, formas y utilidades.
2.3. Fuchigashira, pomo y virola del sable.
2.4. Menuki, los ornamentos de la empuñadura.
2.5. Habaki, el collar de la hoja.
2.6. Seppas, los separadores.
2.7. Mekugis, pasadores de unión del sable.
2.8. Ho, la madera de la empuñadura.
2.9. Samegawa, piel de raya.
2.10. Tsuka ito y tsuka maki, el cordaje y sus trenzados.
2.11. La saya o vaina, protecciones y herrajes.

CUARTA PARTE 

Limpieza y mantenimiento de la Katana. Parte práctica.

La verdad es que salimos muy contentos de este seminario, tanto por el aprendizaje como por poder reunirnos con amigos interesados en las mismas materias que nosotros. Nos quedamos con ganas de profundizar todavía más en aspectos del forjado tradicional de Katanas y esperamos poder reunirnos en próximas ocasiones para aprender más de Atlante. Agradecer especialmente a Xavier de Shoshinkan por la invitación al evento.

Clase especial de SMR Jo en Madrid

El día 2 de octubre nos trasladamos a Madrid para participar en una clase especial de Shinto Muso Ryu Jojutsu con Vicente Borondo sensei.

En el curso se trabajaron aspectos de desenvaine del bokken tal y como aparecen en los diferentes kata de la escuela, así como ejercicios básicos de Jo y kata en parejas.

Con posterioridad, se realizó la asamblea anual de Seiryukai España y una abundante comida con los compañeros.

Gasshuku Guadarrama 08/2021

Este año por fin hemos podido celebrar el habitual Gasshuku veraniego en Guadarrama con Vicente Borondo sensei, Menkyo Kaiden. Desde hace años asistimos al encuentro que se celebra en fechas próximas a semana santa, pero en los últimos años también se realiza otro en verano. Después de la pandemia y los confinamientos varios, que han afectado a cada comunidad autónoma de un modo u otro, por fin nos hemos podido reunir en un entorno privilegiado para practicar Shinto Muso Ryu Jojutsu con nuestros amigos (ya casi familia).

6 horas de entrenamiento diarias durante 5 días dan para poder trabajar todo el currículum de SMR Jo y podernos llevar a casa mucho material de estudio para trabajar en los respectivos dojos.

Ranai Dojo se trasladó con 3 de sus miembros desde Barcelona. Cada uno en su nivel, pudo trabajar Jojutsu, Kenjutsu y Tanjojutsu, reservando el Juttejutsu y el Kusarigamajutsu para el grupo de más avanzados.

Durante el curso también pudimos probar la caligrafía japonesa, el Shodo, de la mano de sensei Fernando, nuestro amigo de Mushin Dojo de Valencia. Experto calígrafo, aikidoka y jodoka.

Los alumnos de Ranai Dojo obsequiamos a sensei Vicente con un espectacular cuchillo de cocina de estilo japonés forjado ex profeso por Dídac en su taller de forja @tanzokai .

Este Gasshuku ha sido también especial por la obtención del 2 Kyu por parte de Lluís y Fèlix, así como por el Okuiri-Sho entregado por sensei Vicente a Dídac. Con este título tradicional, Dídac entra a formar parte oficialmente del ryu (escuela) como alumno de sensei Borondo.

Introducción a la caligrafía japonesa

Hemos pedido a nuestro amigo Fernando Gómez, que nos escriba un artículo para nuestro blog. Fernando es instructor de Aikido, Jojutsu y Shodo (6ºDan Tôkashoin Ginebra) en el Dojo Mushin de Valencia:

Escribo este artículo con el ánimo de esbozar unas pinceladas que sirvan como introducción al mundo de la caligrafía japonesa. A primera vista, la actividad en sí no parece muy compleja, se trata de escribir los elementos propios del idioma japonés con pincel y tinta china sobre papel de arroz. Esta aproximación, que es válida como visión general, falta a la verdad en muchos detalles. Como ejemplos sirvan que en muchas ocasiones se eligen utensilios diferentes al pincel, como un bolígrafo o cualquier cosa que permita retener la tinta el tiempo suficiente para ser extendida sobre el papel, que el famoso papel de arroz no tiene nada que ver con el cereal y se fabrica con las fibras extraídas de distintos arbustos japoneses, o que en ocasiones no se trabaja ni con tinta ni con papel y el objetivo es grabar en piedra o madera.

De las diferentes formas para referirse a esta práctica, quizás la más extendida sea la de shodô. No obstante, merece la pena aclarar que existen dos vertientes en la caligrafía que nos interesa distinguir, la técnica y la artística, y que poseen sus respectivos términos en japonés: shûji (shû – aprender y ji – letra) y shodô (sho – escribir y – camino). La diferencia radica en que lo primero sería cómo se aprende a escribir bien, es decir a tener buena letra, y lo segundo sería el hecho de intentar convertir la escritura en un vehículo de expresión, pasando a un segundo plano la corrección formal. Teniendo en cuenta que somos occidentales, mucho de lo que hacemos durante nuestras sesiones sería más bien shûji, y su propósito sería ir familiarizándose con elementos tan ajenos para nosotros como los que componen el idioma japonés.

Aprovecharemos que ha salido a colación la lengua nipona para aclarar que en ella se usan simultáneamente diferentes elementos y todos ellos son objeto de interés en shodô. Los dos más importantes serían los sinogramas o kanji, que son caracteres que dotan de significado a las frases, y los kana, que son alfabetos derivados de los primeros y que se destina a usos tan variados como la gramática (hiragana) o la incorporación de préstamos lingüísticos de idiomas extranjeros o la representación de onomatopeyas (katakana). Los sinogramas son sin duda los verdaderos protagonistas de la caligrafía oriental y ya la etimología delata su origen. La palabra kanji (kan – Región de China; ji – letra) se puede traducir por letras de la dinastía Han o letras chinas por extensión. Hay infinidad de kanji, considerándose de uso común algo más de dos mil de ellos. Presentan diferentes rasgos que los hacen atractivos, siendo el formal, es decir su composición y estructura, el que más interés despierta para el aficionado a la caligrafía. Otra faceta, de cariz más etimológico, relata la historia que hay detrás de la elección de un kanji para un determinado significado y es un aliciente añadido, ya que revela en parte la forma de pensar de personas que vivieron hace más de tres mil años. Aunque se podría decir mucho más sobre los kanji, considero cumplido el objetivo de presentarlos.

En lo concerniente al material necesario, se puede decir que es relativamente escaso y, una vez uno decide empezar, debería ir pensando en comprar un pincel (fude), una barra de tinta (sumi), una piedra donde prepararla (suzuri), algo de papel (washi), una tela absorbente (shitajiki) y un pisapapeles (bunchin). Los cuatro primeros son los objetos verdaderamente indispensables y son conocidos en su conjunto como “los cuatro tesoros de la caligrafía”. Cada uno de ellos tiene su propio universo y adentrarse en ellos es otro aspecto que suele resultar atractivo para los practicantes de shodô. Encontrar estos elementos no es muy difícil y prácticamente en cualquier tienda de arte podrás obtenerlos a un precio asequible. Su calidad suele ser aceptable para una persona que empieza, pero cuando uno lleva cierto tiempo y desea disponer de mejores herramientas, la cosa se complica en España. O bien se acude a alguna de las pocas tiendas que importan productos japoneses, o bien se hace necesario recurrir a internet y buscar algún establecimiento especializado que sirva a nuestro país. En resumen, si se suma el desembolso inicial, los gastos por la reposición del material que se va desgastando y lo que se abona por las clases, no se suele tratar de una actividad especialmente cara.

En lo referente a cómo se desarrolla una clase imagino que cada profesor tendrá su propia metodología y, por tanto, sólo puedo hablar de cómo aprendo y enseño. En nuestro grupo, el peso del aprendizaje recae en la labor individual que se realiza en casa y ésta se complementa con una sesión presencial mensual donde se corrige el trabajo hecho durante el mes, se resuelven dudas y se proponen las nuevas tareas para el mes siguiente. Durante este encuentro se intenta replicar lo que se debería hacer en cualquier sesión que se haga de manera individual y transcurre como sigue: preparación de la tinta y estudio de los modelos a trabajar, repaso de trazos básicos y finalmente el abordaje de los modelos seleccionados. A este respecto cabe aclarar que según la experiencia de cada practicante se le propone un trabajo específico que cubre el estudio desde el punto de vista caligráfico de los kana y kanji, éstos últimos en los diferentes estilos que existen. Sobre este particular sólo mencionaré que existen cinco estilos principales: el estilo regular (kaisho), el estilo semicursivo (gyôsho), el estilo cursivo (sôsho), el estilo de los escribanos (reisho) y el estilo más antiguo (tensho) que generalmente se usa en sellos de piedra o madera. Con ligeras variaciones, el orden en el que se han presentado es en el que se suele ir abordando su aprendizaje. Cada uno de ellos presenta sus propios retos para el estudiante de caligrafía, de modo que se podría afirmar que el shodô es algo a lo que difícilmente se le puede poner límites, ya que es un proceso en el que siempre habrá cosas a perfeccionar.

Cuando me preguntan el motivo de dedicar a este arte parte de mi tiempo libre, me resulta difícil dar una respuesta concisa, y esto se debe a que los retornos que se obtienen de su práctica no son acordes con lo que se les exige a las aficiones en la actualidad, esto es, satisfacción intensa e inmediata. Más bien al contrario, el shodô suele dar muchos quebraderos de cabeza y, a priori, no tiene nada de atractivo o sencillo intentar replicar unos caracteres extraños en un papel en blanco con unas herramientas obsoletas a las que no estamos acostumbrados. No obstante, con el tiempo, se va siendo testigo de los avances que se van produciendo y se empiezan a notar los resultados de convertir en hábito esta práctica. En general se reconoce que, con dedicación, mejora la postura corporal, aumenta la paciencia y la capacidad de concentración, se facilita la relajación y se obtiene un cierto estado de bienestar. Si además te gusta todo lo japonés, es otra forma de aproximarse a su mentalidad y cultura.

He decidido dejar para el final el significado de shodô, que se podría traducir por el camino de la escritura. Como muchas artes de origen japonés, incluye en su nombre el famoso (道), y desde mi punto de vista esto es crucial, ya que se trata de algo más que un pasatiempo y, aunque no es obligatorio, se puede abordar como un camino por el que pasear sin metas ni duración definida.

Imágenes cedidas por Dojomushin.es

“Per a qui cerca, el Karate-do és un camí”

Hoy os traemos la review de un libro de Karate que nos ha llegado a las manos y nos alegra especialmente por ser una edición en catalán (ya que normalmente este tipo de publicaciones acostumbran a estar en castellano).

Josep Casellas, 2021, Per a qui cerca, el Karate-do és un camí. Manual d’iniciació al Shotokan es un libro de 81 páginas de fácil lectura tanto para conocedores del Karate como para los más noveles, a quién va dirigido especialmente este manual.

El libro hace hincapié tanto en los aspectos más externos del arte marcial en si (deportivos y físicos) como en los aspectos internos (mentales y morales) no tan conocidos por los neófitos. Es interesante el enfoque comparativo entre el karate y la naturaleza que nos ofrece Josep para poder hacer más comprensibles algunos conceptos del Karate. A través de la historia de las artes marciales, des de su origen en India hasta Japón, nos narra la evolución de estas disciplinas y en concreto del Karate del estilo Shotokan.

Al ser un manual de iniciación, nos muestra los primeros pasos en este arte marcial, exponiendo los primeros cinco Katas (formas) del ryu, las posiciones básicas y como ejecutarlas correctamente, el significado de la nomenclatura japonesa, etc. No esperéis encontrar explicaciones concretas de cada uno de los movimientos del Kata, ni el bunkai (aplicaciones de las técnicas con adversario) ya que este no es el propósito de este libro. A mi entender, este manual es una pequeña guía para los más principiantes a modo de recordatorio de lo más básico que se necesita recordar a la hora de la práctica del Karate Shotokan para hacer una consulta en caso de alguna duda.

La originalidad de la parte final del libro es sorprendente. En esta parte entendemos lo que Casellas nos decía al principio del libro sobre la naturaleza, realizando un símil muy acertado entre las artes marciales y un árbol. Nos gusta especialmente, por su originalidad, el “Kata del Árbol”, como un ejercicio para los karatekas para interactuar con la naturaleza.

Recomendamos este manual de iniciación a todas aquellas personas que van a iniciarse o ya han empezado en el karate y que no quieren simplemente otro libro de “karate” con mil dibujos y fotos. Un pequeño libro que te puede hacer pensar un poco más allá del arte marcial en sí.

Si quieres una copia de este manual, puedes contactar con Josep Casellas al 685546549 o a josep@boscdeterapies.com

Muso Gonnosuke

SHINTO MUSO RYU JOJUTSU fué fundado hace unos 400 años, sobre el 1605 por un guerrero llamado Muso Gonosuke Katsukichi. Este primero entrenó en el arte del manejo de la katana, en el estilo Tenshin Shoden Katori Shinto Ryu fundado por Iizasa Choisai Ieano (1387-1488), en el cual recibió el rango de Menkyo , licencia para enseñar y se convirtió en Shihan de la séptima generación del estilo. También le fueron enseñados los secretos de Ichi no tachi del estilo Kashima Shin Ryu.

Según la tradición, Muso Gonosuke viajó a Edo (actual Tokio) a principios del periodo Keicho (1596—1614). Allí participó en duelos contra muchos espadachines famosos sin conocer nunca la derrota, hasta el día que peleó contra Miyamoto Musashi, uno de los personajes más conocido de la historia japonesa. Se piensa que Musashi empleó el movimiento  conocido como Jujidome, técnica secreta del estilo Niten Ichi Ryu que creó el mismo y que consiste en neutralizar el arma del contrario con un bloqueo en X, a modo de tijera, usando dos espadas (katana larga y corta, esta última conocida como kodachi).

Como consecuencia de esta derrota Gonosuke continuó viajando por todo el país estudiando diferentes estilos de artes marciales con la idea de convertirse en lo bastante hábil como para vencer a Musashi.

Al cabo de unos años llegó a una ciudad llamada Dazaifu, en la provincia de Chikuzen, prefectura de Fukuoka en la isla de Kyushu. Allí se confinó durante 37 dias en el santuario Kamado, sobre el monte Hooman donde se dedicó a meditar y a hacer ejercicios espirituales hasta que una noche tuvo un sueño en el que un mensajero divino con el aspecto  de un niño se le apareció y le dijo: “Usando un palo redondo, encuentra el suiguetsu” (maruki o motte, suiguetsu o shire) (1)

Gonosuke entonces diseñó un nuevo arma. Un simple palo de una longitud que superaba en unos 30 cm la de las katanas corrientes de la época, esto es 128cm (4 shaku, 2 sun, 1 bu, en el sistema de medidas japonés) y su diametro de 2,6cm (8 bu). Se llama Jo.

(Hay que decir que probablemente originalmente esta longitud no era algo decidido y dependía de la estatura del guerrero que lo usaba, viniendo a medir como la distancia entre las manos de éste con los brazos extendidos hacia los lados en un ángulo de 45º con respecto al tronco)

Gonosuke desarrolló un nuevo sistema basado en su conocimiento y experiencia con otras armas: Incorporó las acometidas del Yari (lanza), los barridos de la Naginata (como una lanza pero con una espada en su extremo) y los golpes del Bo (bastón largo) y la katana. Así nació el Jo-jutsu.

La tradición cuenta que Gonosuke volvió entonces para enfrentarse de nuevo con Miyamoto Musashi. Existen diversas versiones sobre el resultado de este segundo encuentro. Algunas fuentes dicen que empataron y otras que Muso Gonosuke salió victorioso y se dice que esta fue la única derrota que sufrió el legendario Musashi. (La única referencia antigua escrita, al margen de la tradición, es un documento en el santuario Tsukuba, en la provincia de Ibaraki)

En cualquier caso parece que la creciente reputación de Gonosuke atrajo la atención del clan Kuroda, en Fukuoka  que le contrató como instructor de Jojutsu para sus soldados (samurai)

En el curso de su vida Gonosuke dió licencia para enseñar (Menkyo Kaiden) a más de diez de esos guerreros. Estos y sus sucesores continuaron con la tradición dentro del territorio del clan Kuroda, que mantuvo celosamente el arte como exclusivo del clan.

1.      Suiguetsu puede querer decir varias cosas: Por un lado significa plexo solar y por otro se refiere a un estado mental imperturbable. Otra traducción es “intervalo” o distancia.

Kenjutsu

El kenjutsu (剣術) es un arte marcial japonés tradicional del (koryū). Existen varias escuelas (ryu) cuyo objetivo es enseñar a combatir de manera eficiente con el sable japonés. La práctica puede desarrollarse de muchas formas dependiendo del ryu practicado.

El entrenamiento de sable clásico o kenjutsu varía de acuerdo con el estilo en cuestión. En la mayor parte se fundamenta en katas (o formas preestablecidas). En algunos estilos, la práctica de los kata se complementa con entrenamientos de combate utilizando armadura de protección.

En los entrenamientos normalmente se utiliza una espada de madera semejante a la katana, llamada bokken o bokuto. Cada estilo de kenjutsu suele imponer medidas específicas de largo, ancho y curva para su bokuto.

SHINTO RYU KENJUTSU

Dentro del estudio del Shinto Muso Ryu Jojutsu (cuya arma principal es el bastón), se trabajan otras artes asociadas cuya arma principal no es el bastón. Una de estas artes tradicionales que también practicamos en Ranai Dojo es el Shinto Ryu Kenjutsu o también llamado Kasumi Shinto Ryu Kenjutsu.

Las primeras 8 katas son de odachi contra odachi (katana normal) y las cuatro últimas de kodachi (espada corta) contra odachi.

  • Odachi: Aisuri migui, Aisuri hidari, Ju, Chibarai, Sarin, Uke kaeshi, Nito ai, Surikomi.
  • Kodachi: Inchun, Ukenagashi, Miuke dome, Tsukidashi.

Efectos terapéuticos de las artes marciales

Confinamiento, mascarillas, higiene de manos, distancia social….todas estas recomendaciones son las que hemos de llevar a cabo para evitar contraer el dichoso coronavirus, ¿pero realmente podemos hacer algo mas?

Parece que las autoridades sanitarias y los gobiernos no tienen en cuenta un factor primordial en la salud y el bienestar del ser humano: la actividad física.

La actividad física moderada es clave para fortalecer el sistema inmunológico, que se puede definir como la defensa natural del cuerpo frente a las infecciones. Además, el ejercicio físico también ayuda a prevenir otras patologías que se han considerado como agravantes de la enfermedad. Por todo ello, las personas que semanalmente realizamos deporte en centros especializados, estamos muy descontentos con algunas de las medidas que se están tomando respecto al cese de actividades, reducciones de movilidad y demás que nos ponen muy difícil poder entrenar de forma adecuada (además de las consecuencias económicas para los trabajadores de estos centros).

CAMBIOS FISIOLÓGICOS

Como ya hablamos en este artículo, se conocen numerosos efectos y cambios fisiológicos producidos por la actividad física continuada en el cerebro: se produce un aumento de la secreción de endorfinas (serotonina, dopamina, feniletilamina), hormonas que tienen un efecto antidepresivo ya que aumentan la sensación de bienestar de forma natural.

Según un estudio realizado en la Univerdad de Auckland, el ejercicio físico promueve la producción de nuevas neuronas. Esta regeneración neuronal, denominada “neurogénesis” se produce en una zona concreta del cerebro denominada hipocampo, relacionada con la memoria y el aprendizaje. La función cognitiva por tanto, se ve mejorada, debido a la activación de las células madres neuronales, que favorece el desarrollo de estas nuevas neuronas, que pueden migrar a otras zonas del cerebro mejorando nuestro estado cerebral.

Practicar deporte no solamente mejora el sistema cognitivo, también tiene un efecto directo sobre la mayoría de los órganos internos mejorando sus funciones y previniendo posibles enfermedades. Entre los beneficios, hay que destacar:

  • Mejora la presión sanguínea y ayuda a regular casos de HTA (hipertensión arterial).
  • Potencia la movilización del calcio y otros minerales que previenen la degradación ósea.
  • Regula la secreción de insulina y los niveles de azúcar en sangre.
  • Aumenta el colesterol HDL (considerado colesterol bueno) lo que reduce el riesgo de enfermedades circulatorias.
  • Mejora la flexibilidad y la movilidad de los distintos tejidos y articulaciones de nuestro cuerpo.
  • Aumenta la libido lo que promueve la salud sexual.

SOCIALIZACIÓN

Una de de las necesidades básicas del hombre es justamente establecer relaciones con los demás. La práctica deportiva implica generalmente algún tipo de contacto con las otras personas, y de esta manera nos ayuda a tener activa nuestra red social.

Des de esta perspectiva, la actividad física nos permite satisfacer nuestra necesidad de afiliación y pertenencia a un grupo y otras que son recogidas por la pirámide de Maslow, o jerarquía de las necesidades humanas, que es una teoría psicológica propuesta por Abraham Maslow en su obra Una teoría sobre la motivación humana (A Theory of Human Motivatio de 1943).

La escala de las necesidades se describe como una pirámide de cinco niveles: los cuatro primeros niveles pueden ser agrupados como «necesidades de déficit» (deficit needs o D-needs) (primordiales); al nivel superior lo denominó por última vez «autorrealización», «motivación de crecimiento», o «necesidad de ser» (being needs o B-needs).

La idea básica es que solo se atienden necesidades superiores cuando se han satisfecho las necesidades inferiores, es decir, todos aspiramos a satisfacer necesidades superiores.

Como podemos observar, la realización de una actividad física como son las artes marciales proporcionan la mejora en los niveles de Seguridad (salud), Afiliación, Reconocimiento y Autorealización.

ASPECTOS PSICOLÓGICOS INTRÍNSECOS

Algunos de los aspectos principales que se consiguen o se desarrollan durante la actividad:

  • Distracción: durante la actividad física se produce un efecto de distracción y de distanciamiento de las posibles emociones negativas y preocupaciones, así como un alejamiento de las actividades estresantes del día a día, haciendo que la persona centre su atención en la actividad deportiva que realice.
  • Asertividad: se promueve un comportamiento comunicacional en el cual la persona no agrede ni se somete a la voluntad de otras personas, sino que manifiesta sus convicciones y defiende sus derechos, permitiendo comunicar a las demás personas nuestras ideas, opiniones y necesidades de forma legítima y empática.
  • Autoconfianza: confianza en sí mismo respecto a determinados atributos, tales como habilidades para la vida, toma de decisiones, poder, entre otros. El aumento de la autoconfianza, pues, depende fundamentalmente de haber dominado dichos atributos a partir de la experiencia. La autoconfianza alude también a ser percibida como una creencia positiva que consiste en la convicción de poder lograr lo que uno desea hacer en el futuro.

Como resultado, la actividad física de las artes marciales mejora en el rendimiento laboral, la estabilidad emocional, el autocontrol, una disminución de la ansiedad, de la irritabilidad, de la ira, de la depresión, del abuso de sustancias tóxicas, de la hostilidad, del sentimiento de pertenencia, etc.

EL BUDO COMO TRATAMIENTO COMPLEMENTARIO

Algunos autores (Canadian Medical Association (1994). Exercise, Anxiety and Depression) afirman que la actividad física regular puede ser un tratamiento complementario a la psicoterapia y a los fármacos, y en este sentido, tendría un efecto terapéutico.

El ejercicio físico se asocia a cambios positivos en el estado de ánimo y la reducción de emociones negativas (ansiedad, depresión, etc.). Se ha observado que las personas que practican un deporte de manera habitual, son menos propensas a sufrir depresión o ansiedad, por ello, el deporte no sólo es una medida preventiva sino que además reduce el riego que aparezcan estas enfermedades.

Las disciplinas marciales se han convertido en una forma popular de hacer ejercicio. Éstas nos exigen agilidad, resistencia y fuerza hacia una enseñanza que busca la estabilidad mental, la concentración y el autocontrol.

CREA UN HÁBITO

Para obtener el pleno beneficio de las artes marciales, es necesario que éstas se incorporen como un hábito de conducta más. Se recomienda hacer actividad física moderada con una duración mínima de 20-30 minutos dos o tres veces por semana, por lo que normalmente, las sesiones de entrenamientos cumplen estos requisitos.

El hecho de seguir realizando esta actividad en el tiempo y no abandonarla, también nos proporciona el sentido de pertenencia que hablábamos anteriormente. Para evitar el abandono, hay que observar todos los factores que influyen en ello y abordarlos, analizando las variables individuales, el arte marcial escogido, el profesor, los objetivos…

Las actividades han de proporcionar un grado de motivación y satisfacción a la persona que las realiza, estableciendo unos objetivos claros y realizables que se consiguen mediante una progresión en la actividad y adaptándolos al individuo, al tiempo disponible, al estado físico, etc. Estos elementos se trabajan durante la planificación por parte del sensei (Aprendizaje en las Artes Marciales).

Muchos de los alumnos del RANAI DOJO nos comentan que se notan mucho mejor (desestresados, tonificados, recargados de energía…) después de venir a practicar cualquier arte marcial en el Dojo. Sabemos que las las artes marciales proporcionan beneficios a corto, medio y largo plazo en nuestro cuerpo y nos funcionan como una “terapia” para afrontar nuestro día a día.

Por Dídac Arcas

Jojutsu como agua al fuego

Ya hemos hablado en otras ocasiones del Shinto Muso Ryu Jojutsu y de la división de sus 64 katas de “Jo” entre diferentes series, pero esta vez, queremos dar un poco de luz a las diferencias entre series que nos ofrece Pascal Krieger sensei. Un enfoque brillante que nos permite observar las características de cada grupo de katas.

En SMR Jojutsu se avanza a través de los distintos niveles en los que están agrupadas las 64 katas que hay dentro del sistema y que se practican tanto con el papel de Uchidachi (con el bokken) como de Shidachi (con el Jo).

Dichos niveles son:

Omote (12 katas), Chudan (12+1), Ran-ai (2), Kage (12+2), Samidare (6), Gohon no midare (5), Oku (12, también conocido como Shiaikuchi) y Gokui (5, también llamadas Go muso no jo) y que sólo se enseñan a los exponentes que han recibido Menkyo Kaiden, el mayor nivel de certificación en el arte.

AGUA EN EBULLICIÓN

Pascal Krieger sensei nació el 9 de abril de 1945 en La Tour-de-Peilz, Suiza, y es uno de los máximos exponentes del SMR JO en Europa y en el mundo. Experto en SMR Jojutsu, Iaido, Judo y Shodo. Aquellos que hemos tenido la suerte de conocerlo en persona coincidimos en su carisma, su excelente técnica y la gran energía y capacidad de irradiarla a su alrededor. Biografia de Pascal sensei.

Sensei Krieger usa la metáfora del agua al fuego y sus diferentes estados hasta llegar a la ebullición para representar los diferentes ritmos de las series de Jojutsu. La primera serie llamada Omote, es en la que ponemos el agua al fuego por primera vez: en este punto hemos terminado de conocer todos los kihon (12 técnicas básicas) y empezamos a usarlas en los kata. Las técnicas son precisas y nos sirven para asentar todos los movimientos correctamente, así como para entender el maai (distancia) con el compañero. La segunda serie es Chudan, cuando el agua está muy caliente pero no llega a hervir: el practicante ya domina las técnicas básicas y empieza a moverse con fluidez. Hay numerosos cambios de manos entre técnicas que requieren habilidad y velocidad para poder llegar con buen timing para poder realizarlas con éxito contra el oponente.La tercera serie es RANAI. Es la serie del agua hirviendo; en ella pondremos la máxima velocidad, energía, kiai… en ella hemos de observar la precisión de Omote, la fluidez de Chudan y la energía total. En Kage, la cuarta serie, la define la vuelta a la calma. Sensei lo expresa como poner el fuego al mínimo y dejar que el agua que hervía, vuelva a un estado de menor temperatura pero siguiendo al fuego. Se trabajan aspectos internos y una respiración diferente a las otras series. En la serie más combativa, Samidare, el agua vuelve a estar a alta temperatura. En la serie de Gohon no midare, el agua vuelve a hervir.

Karate en las Artes Marciales Mixtas (MMA)

El otro día estaba entrenando en el gimnasio cuando el maestro de Jiu-jitsu se me acercó. Me estuvo comentado muy emocionado las peleas que había visto en los combates de GOL TV que hacen en las madrugadas en abierto, donde los karatekas habían tenido un papel importante en esas veladas. También me habló de algunas de las técnicas que había visto en la noche del Karate Combat y que le estaba causando sensación por su dureza y espectacularidad.

Las artes marciales mixtas (conocida frecuentemente por sus siglas en inglés MMA, de Mixed martial arts) son la combinación de técnicas provenientes de distintas artes marciales y deportes de combate. El precursor del reglamento actual de las MMA puede hallarse en sus primeros eventos, donde originalmente se promovían luchas con normas mínimas, con la intención de encontrar la disciplina marcial más efectiva para el combate cuerpo a cuerpo. Más tarde, los luchadores comenzaron a adoptar técnicas de múltiples artes marciales en su estilo, lo que conllevó a la adopción de reglas adicionales destinadas a aumentar la seguridad de los competidores y promover su aceptación como deporte.

Los karatekas como yo disfrutamos de ver a luchadores de MMA en que su principal arte de combate es el karate. En ellos, de algún modo, podemos identificar alguna de las técnicas que usamos diariamente en nuestro entrenamiento en un entorno completamente aplicado al combate (aunque sea en un entorno deportivo y con reglas). Grandes luchadores de las diferentes organizaciones de MMA (como UFC, Bellator, Pride, Shooto, M-1, Cage, etc.) han sido y son excelentes karatekas.

Cuando las MMA comenzaron a ganar popularidad en el mundo de las artes marciales, el karate y otros estilos tradicionales fueron considerados ineficaces, pero a medida que pasaron los años, estilos como el karate se han disparado de nuevo a la relevancia gracias a tipos como el ex campeón de peso semipesado de UFC Lyoto Machida. Utilizando su rápido juego de pies, su postura de lucha poco ortodoxa y sus golpes basados ​​en el karate, Machida fue uno de los pioneros en el uso de este arte en MMA. Hoy, las técnicas utilizadas en el karate están comenzando a integrarse en los arsenales de muchos luchadores. Cada vez más luchadores basados ​​en el karate también están dando el salto al MMA y están encontrando una gran cantidad de éxitos.

Lyoto Machida: nacido el 30 de mayo de 1978, es un peleador brasileño-japonés de artes marciales mixtas que actualmente compite en la categoría de peso medio de Bellator MMA. Machida ha sido campeón de peso semipesado de UFC en una ocasión. Nació en la ciudad de Salvador de Bahía, en Brasil, como el tercer hijo del maestro en Karate-Do estilo Shotokan 8 Dan de la Japan Karate Association o (JKA) Yoshizo Machida.​ Lyoto empezó a entrenar Karate a la edad de tres años y ganó su cinturón negro a los trece. También comenzó a entrenar sumo a los doce años y en jiu-jitsu brasileño desde los quince. 

Georges St-Pierre: de origen franco-canadiense, nació el 19 de mayo de 1981 en Saint-Isidore, Quebec.  Es un actor y un expeleador de artes marciales mixtas que fue campeón de peso wélter de UFC en dos ocasiones. St-Pierre ha sido durante varios años clasificado como el peso wélter No.1 en el mundo. Comenzó a aprender Karate a los siete años de la mano de su padre y después de un maestro en karate kyokushin. Aprendió también Lucha, Jiu-Jitsu Brasileño y Boxeo.

Bas Rutten: nacido el 24 de febrero de 1965, es un peleador holandés retirado de artes marciales mixtas y lucha libre profesional. Con un Campeonato de Peso Pesado de UFC y tres títulos de King of Pancrase en su haber, así como una racha de 22 combates invictos durante varios años, Rutten es considerado un pilar de la compañía Pancrase y una de las figuras más famosas de las MMA. Empezó Taekwondo a los 12 años, y después de un parón, volvería al taekwondo a los 20 años para lograr obtener el grado de cinturón negro primer Dan. Rutten entrenó en karate de estilo Kyokushin, y eventualmente empezó a competir en muay thai y kickboxing.

¿Y a ti te gusta ver los combates de MMA?