La espiritualidad en Japón

El archipiélago del Sol naciente no es tan diferente del resto de territorios que componen el planeta tierra, pero sí que es cierto que lo recubre un aura de espiritualidad, misticismo y paz, características que se respiran en cada átomo que envuelve a la vida que realizan sus habitantes y que se plasma en las innumerables artes que desde el origen de los tiempos se llevan desarrollando en Japón, así como en el carácter de sus pobladores.

Esto se debe en gran medida a las dos grandes corrientes religioso-filosóficas que se dan en Japón: el Sintoísmo y el Budismo. Mientras que el Sintoísmo es la originaria, el budismo tuvo que recorrer un largo camino hasta llegar a Japón tal y como lo conocemos hoy.

El Sintoísmo o Shintoísmo, viene formado por el término “shinto” que significa “camino de los dioses”. Éste se denomina así debido a que hace más de un milenio en Japón la única lengua con escritura conocida antes de que lo fuera el japonés era el chino. Es un culto de carácter animista con veneración a los antepasados.

El sintoísmo cree en la existencia de seres y deidades sobrenaturales que viven en la naturaleza y en niveles superiores de la existencia llamados “Kami”. Los japoneses al considerarse descendientes de los “kami”, tratan de vivir en armonía con ellos mediante la realización de rituales y ofrendas en determinadas celebraciones y actos concurrentes a lo largo del año y de su vida.

Se consideran descendientes de los dioses porque el sintoísmo explica como Japón surgió de la unión de dos dioses: Izanagi e Izanami. Los cuales ordenaron y crearon el mundo con Japón en el centro como pilar con el cielo.

Las principales ramas del sintoísmo en función de los rituales o celebraciones son:

  • Koshitsu shinto : Shinto de la casa real.
  • Jinja shinto: Adoración en los templos a los kamis.
  • Minzoku shinto: Es el shinto de los rituales y festivales tradicionales japoneses.

De esta manera muy resumida, podemos decir que el sintoísmo infiere a los japoneses un código de conducta práctico frente a los diferentes actos de la vida.

Bueno, ahora nos pondremos con el budismo mayoritario en Japón y el que más ha influenciado el carácter del país del sol naciente. El budismo en Japón es tiene varias ramas, Shingon, Tendai y Zen:

  • El budismo Shingon: Es un tipo de budismo esotérico y tántrico muy practicado en Japón. Su creador fue Kobo Daishi tras viajar a china, estudiarlo y practicarlo, lo llevó a su regreso a Japón. Es un budismo más ritualista al utilizar mantras y mudras en las prácticas meditativas diarias.
  • El Budismo Tendai: Comparte origen en su refundación con el anterior, aunque es cierto que un monje llamado Saicho al igual que Kobo viajó a china por la misma época, nunca coincidieron y estudiaron un budismo diferente el uno del otro en china. El Tendai tiene ciertas ideas conciliadoras con el sintoísmo, es un budismo integrador de otras escuelas budistas y un budismo esotérico. Es conocido en ocasiones como “budismo de montaña”. De este budismo cabe destacar a los “sohei” casta de monjes guerreros.
  • El Budismo Zen: Pone énfasis en la compasión y se basa en el ideal del bodhisattva (persona que renuncia a la liberación final para ayudar al resto de seres sufrientes a realizarla). Se centra en el esfuerzo personal individual para alcanzar la iluminación repentina de manera intuitiva, a través de la disciplina física y mental poder obtener una consciencia de la realidad, el aquí y el ahora.

El budismo zen está compuesto principalmente por dos escuelas: La escuela Soto y la Rinzai:

  • La escuela Soto, promulga que la práctica de la meditación es la que provoca la iluminación. La iluminación no es buscada, la iluminación es algo que es  intrínseco a todos los seres, uno se despierta llegado el momento con práctica o sin ella. Las dos prácticas utilizadas por  esta escuela son la meditación (zazen) y el Dokushan (pregunta respuesta entre profesor y alumno)
  • La escuela Rinzai, intenta acelerar ese despertar, añadiendo un “koan” (Sentencia a la espera de ser resuelta mediante la meditación).

Por último, como apunte final al budismo japonés, hay que decir que no se originó por sí solo, sino que seguramente tuvo su origen en China y/o Corea y de ahí saltó a Japón y posteriormente viajó a China y Corea, para finalmente volver a Japón. Remarco esto porque como se suele decir no todo es blanco o negro, entre los dos extremos hay una variedad de colores. Japón, en sí mismo es original y propio, pero gracias a las influencias externas de los países limítrofes y como moldeo dichas influencias, es hoy lo que es.

Para finalizar esta entrada, ya lo apuntaba en el párrafo anterior, en Japón uno no es budista o sintoista de manera excluyente. Se dice que uno es sintoísta en el nacimiento y en las nupcias y budista en la muerte.

Por Felix Echeandia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s